Oraciones Subordinadas Sustantivas

Oraciones Subordinadas Sustantivas

Las oraciones subordinadas sustantivas son las más comunes en nuestro día a día y aunque ahora mismo eso pueda sonarte a trola, verás como las usas continuamente.

Aquí encontrarás qué son, cómo son, los tipos según su estructura, las funciones que pueden desempeñar, sus nexos y unos cuantos ejemplos. ¡Sigue leyendo!

¿Qué son las oraciones subordinadas sustantivas?

Una oración subordinada sustantiva es aquella proposiciones que depende de una oración principal y que actúa y funciona como un sustantivo dentro de ella. Por lo tanto, al actuar como un nombre, puede intercambiarse por un pronombre.

Esta es la mejor manera de identificarlas. Si puedes sustituir toda la oración por un «eso» o un «esto», están delante de una subordinada sustantiva.

Tipos de proposiciones subordinadas sustantivas según su estructura

Si clasificamos este tipo de oraciones según su estructura, podemos encontrar diferentes clases. Esto no es necesario aprenderlo ya que nunca te lo preguntarán, ni en la selectividad y seguramente en ningún examen, pero está bien saber las diferentes formas en las que podemos encontrarlas.

Completivas

Son aquellas que están introducidas por la conjunción que (sin acento):

«Me dijeron que hoy iríamos de excursión».

De infinitivo

Están introducidas por un verbo en infinitivo. Ten en cuenta que solo será una subordinada si este verbo tiene complementos:

«Me gusta mucho nadar por las mañanas.»; si el complemento «por las mañanas» no estuviera, no se podría considerar que tenemos una sustantiva de infinitivo.

Interrogativas indirectas

Dentro de esta categoría podemos diferenciar dos grupos:

  • Totales: Cuando van introducidas por la conjunción si (a veces por que si):  «No sé si me gusta cantar bajo la ducha».
  • Parciales: Van introducidos por los típicos pronombres/determinantes interrogativos (qué, cuál, quién, cuánto, cómo, dónde y cuándo). Ten en cuenta que en el momento de analizar la oración subordinada, esos pronombres o determinantes tienen una función dentro de ella: «No sé qué hacer para comer».

Las citas en estilo directo

Son aquellas oraciones que se usan para repetir lo que ha dicho alguien con anterioridad. Puede ser tanto una persona normal como la cita de un personaje famoso: Me dijo: «si dejas de hacer eso te pegaré una colleja».

Las subordinadas sustantivas independientes

Son aquellas que se encuentran por si solas porque la oración principal ha sido omitida: «(Quiero) Que te calles de una vez.»

Ejemplos de subordinadas sustantivas

Para que te hagas una idea de lo comunes que son este tipo de oraciones, y hay nada mejor que unos cuantos ejemplos para entender bien algo. Aquí tienes unos cuantos:

  • Dime cómo se juega al Fortnite.
  • Cuéntame que hiciste ayer por la noche.
  • Me explicó cómo arreglar el ordenador.
  • Martín le respondió: «No te lo crees ni tú».
  • Quiero que me digas lo que ha pasado.
  • Se alegró mucho de que aprobaras aquel examen.
  • Su trabajo consiste en esclavizar a niños para que aprendan cosas.
  • No sabíamos si llegaríamos tarde a clase.
  • ¡Que te estés quieto!
  • Juan tenía la certeza de que ganaría aquel campeonato.

Funciones que pueden desempeñar las oraciones subordinadas sustantivas

Igual que un nombre puede tener sus funciones dentro de una oración, las subordinadas sustantivas tienen también su función dentro de la oración principal.

Sujeto

La oración subordinada hace de sujeto del verbo de la oración principal. La mejor manera de comprobar que lo es, es por concordancia. Si cambiando el número y el género del verbo la oración no concuerda con el supuesto sujeto, lo será.

«Cantar bajo la ducha es muy placentero»

Complemento directo

También puede funcionar como complemento directo (CD) del verbo de la principal. Para comprobar que lo sea, debes sustituir el supuesto CD por un lo. Si la oración sigue sonando bien, ahí tienes tu CD.

«Me contó cómo lo habían hecho» – – – «Me lo contó»

Sintagma preposicional

Este tipo de proposiciones también pueden formar parte de un sintagma preposicional y, por lo tanto, llevar a cabo las funciones que estos llevan.

  • Complemento del nombre: Lo hizo por miedo a que le dejaran. – – – Lo hizo por miedo a eso.
  • Complemento del adjetivo: Estoy cansado de hacer deporte. – – – Estoy cansado de eso.
  • Complemento del adverbio: Estudiar después de salir de clase. – – – Estudiar después de eso.
  • Complemento indirecto: Le doy mucho valor a que me escuchen. – – – Le doy mucho valor a eso.
  • Complemento de régimen: El periodista habla de que el presidente dimitirá. – – – El periodista habla de eso.

Atributo

Cuando la subordinada complementa a un verbo copulativo, entonces hablamos de un atributo.

«La felicidad es valorar las pequeñas cosas»

Aposición

No es muy frecuente pero no está de más saberlo. Una aposición es un sintagma nominal que se pone entre el sujeto y el verbo para describirlo.

Mariano, que es el primo de Gustavo, se ha puesto enfermo.

Con esta explicación, 2º de bachillerato será facilísimo

Con toda la teoría que tienes en este artículo ya tienes más que suficiente para dominar las oraciones subordinadas sustantivas. Solo te quedaría aprender a analizarlas haciendo ejercicios y más ejercicios hasta dominarlas. Es la parte más tediosa, soy consciente, pero es lo que toca.

Además de toda esta teoría, también podría interesarte: