Oraciones subordinadas adverbiales

Oraciones Subordinadas Adverbiales

El tercer y último tipo de oraciones subordinadas son las adverbiales. Estas son bastante raras pero también son bastante sencillas de localizar y analizar, además de saber de qué tipo son.

¿Qué son las oraciones subordinadas adverbiales?

Las proposiciones adverbiales son aquellas oraciones que dependen de una oración principal y que desempeñan la función de complemento circunstancial, igual que los adverbios.

Podemos encontrar 2 tipos de oraciones adverbiales según se puedan sustituir completamente por un adverbio o no. Además, dentro de cada tipo encontraremos algunos más.

Tipos de proposiciones subordinadas adverbiales y nexos

Subordinadas adverbiales propias

Estas pueden sustituirse por un adverbio y por lo tanto, son más fáciles de detectar y saber el tipo. Podemos distinguir 3 categorías diferentes dentro de las proposiciones adverbiales.

  • De lugar: Desempeñan la función de complemento circunstancial local. Siempre se encuentran introducidas por el nexo «donde», aunque también a veces se encuentra precedido de una preposición «a donde», «por donde». «Comimos donde nos dijo mamá«
  • De tiempo: Equivalen al complemento circunstancial temporal y sitúan la acción dentro de un momento cronológico. También pueden expresar simultaneidad. Van precedidas de adverbios como «cuando», «mientras» o «apenas» y locuciones conjuntivas como «después de que». «Apenas entre en el instituto, iré a secretaría para recoger mi agenda».
  • De modo: Indican la manera en que se desarrolla la acción y equivalen al complemento circunstancial modal. Introducidas por adverbios como «como», «según», «conforme» y locuciones como «de manera que». «Hicimos los deberes como nos había enseñado el profesor

Como puedes comprobar, las oraciones subordinadas (escritas en cursiva) de los ejemplos anteriores, se pueden sustituir por adverbios como «aquí», «ahora» o «así».

También se pueden encontrar en forma de construcciones de infinitivo, participio o gerundio. «Al decirte adiós, me sentí muy triste.», «Hechas las comprobaciones, la investigación se cerró» y «La vida se vive mejor sonriendo siempre que puedas«.

Subordinadas adverbiales impropias

Son subordinadas impropias todas esas adverbiales que no se pueden sustituir por ningún adverbio. A su vez, podemos encontrar 6 clases de estas oraciones.

  • Causales: Expresan la causa de la oración principal. Desempeñan la función de complemento circunstancial de causa y van introducidas por nexos como «porque», «pues» o locuciones como «ya que» y «puesto que». «Como se que te gusta el fútbol, vamos a ver jugar al Real Madrid.»
  • Finales: Expresan la finalidad de la oración. Desempeñan la función de complemento circunstancial de de finalidad. Van introducidas por nexos como «para que» o «con la finalidad de». «Te avisaré para que me traigas un bollicao.«
  • Comparativas: Muestran una comparación entre un término en el que aparece un cuantificador y otro en el que aparece un elemento subordinador (que, como o de). En el segundo suelen obviarse palabras del predicado. Pueden ser tanto de superioridad (más que), como de igualdad (igual que) o de inferioridad (menor que). «Has hecho mejor los deberes que tu amigo«.
  • Concesivas: Explican un problema de la oración principal pero que no impide que se lleve a cabo. Van introducidas por nexos como «aunque» o locuciones como «por más que». «Aunque me olvides, yo te seguiré queriendo».
  • Condicionales: Imponen una condición o hipótesis para que tenga lugar la oración principal. Siempre van introducidas por nexos como «si» o «como», o locuciones como «a no ser que». En estas oraciones se conoce a la oración subordinada como protásis y a la principal como apódosis. «Si me quieres, cásate conmigo».
  • Consecutivas o ilativas: Muestran una consecuencia de la oración principal. Siempre van introducidas por nexos como «tanto que» o «tal que». «Estudiamos tanto que nos dormimos sobre los libros».

En ninguno de los 6 casos que has podido ver, la oración subordinada no se puede sustituir por ningún adverbio. La única manera de poder determinar el tipo es saber la semántica de estas e identificarlas por su significado.

Ejemplos de subordinadas adverbiales

Aquí puedes encontrar más ejemplos de este tipo de oraciones para que te ayude a identificarlas.

  • A medida que sale el sol, es más fácil cazar gamusinos. (Oración Subordinada (abreviado O. S.) Adverbial temporal)
  • De donde venimos, las mujeres desayunan ranas. (O. S. Adverbial de lugar)
  • No me gusta que hagas los deberes como si no te importaran. (O. S. Adverbial de modo)
  • Me gustas tanto que daría mi vida por ti. (O. S. Adverbial Consecutiva)
  • Si no estuvieras conmigo, no sé que haría. (O. S. Adverbial Condicional)
  • Me voy a casa porque me encuentro mal. ((O. S. Adverbial Causal)
  • Para hacerte mayor, debes comer mucho. (O. S. Adverbial Final)
  • Me gusta menos que me llamen Maika que Mari Carmen. (O. S. Adverbial Comparativa)
  • Aunque apruebes este examen, tendrás que ir a recuperación. (O. S. Adverbial Concesiva)

Además de toda esta teoría, también podría interesarte: